Nuestra Señora del Socorro

Muy poco sabemos en la actualidad de la imagen que con la advocación de Nuestra Señora del Socorro estuvo hasta antes de la Guerra Civil en la iglesia de San Miguel Arcángel de Andújar, momento en el que la iglesia sufrió un serio menoscabo en su imaginería y retablística, desapareciendo la mayor parte de sus capillas y retablos, incluido el que presidía la Capilla Mayor.

Sólo conocíamos el dato a través del historiador D. Carlos de Torres Laguna quien la señala como una de las imágenes con verdadero mérito artístico existente hasta 1936 en la citada parroquia

Esta advocación de gran raigambre en toda España podría tener, sin embargo, origen en Italia, en concreto en la ciudad de Palermo (Sicilia). Se cuenta como origen una leyenda en la que una madre desesperada a causa del incesante llanto de su hijo enfermo gritó: “Que te lleve el demonio”. De repente vio cómo se aparecía el diablo y se llevaba a su hijo. Angustiada la madre imploró el auxilio de la Virgen: “Virgen María, Madre mía, socórreme”. Al instante se apareció la Santísima Virgen que con un bastón, golpeó al diablo espantándole, cobijó al niño con su manto y a continuación, ya sano, se lo devolvió a su madre “amonestándole a que hiciera penitencia por su culpa y en adelante se abstuviera de todo tipo de maldiciones”.

En agradecimiento, la madre corrió con su hijo a la iglesia de San Agustín de la ciudad y vio en la capilla lateral de San Martín un cuadro de la Virgen cuyo rostro se parecía mucho al de la aparición, identificándose de ese momento como la Virgen del Socorro. La noche siguiente a este suceso, fue el padre Prior del Convento de San Agustín de Palermo el que tuvo otra aparición de la Santísima Virgen en el que le mandó que edificase en su iglesia una capilla con el título de la Virgen del Socorro indicándole que si así lo hacía no faltaría el auxilio de la Santísima Virgen a los fieles que rezasen a esa advocación.

En cuanto a la iconografía de esta advocación, aun cuando existen variantes en las que no se identifican con claridad sus atributos característicos (caso por ejemplo de la Virgen del Socorro de Córdoba), lo normal es que aparezca en actitud agresiva contra el diablo, que queda habitualmente representado a sus pies. Se trata, por tanto, de una advocación que cuenta con una similitud clara con San Miguel Arcángel. La Virgen suele mostrarse armada con flechas, lanzas en forma de cruz, palos o mazas, agrediendo al maligno para socorrer así a los cristianos.

No cabe duda que se trata de una bellísima advocación que la cofradía de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder quiere recuperar para mayor honra de nuestra ciudad, reviviéndose así una devoción que nunca debería haberse perdido.

 

Share

HD-Background Selector